Noticias

Creciente desigualdad social traerá aumento de la criminalidad violenta en el país

Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia, apuntó que Venezuela sigue siendo el país con mayor desigualdad en América Latina, pues la leve recuperación económica que se ha dado durante 2021 -derivada de una pequeña reactivación del comercio y de la dolarización transaccional, así como de los sueldos y salarios- ha generado un efecto dual.

Por una parte, la mejora de las condiciones de vida de un sector que ahora tiene más acceso a bienes y servicios, y por la otra, más pobreza y desigualdad para otros que quedarán excluidos debido a que sus ingresos no están indexados en dólares y no reciben remesas.

Esta desigualdad puede traer como consecuencia el aumento de delitos y violencia en el país: más robos en transporte, viviendas y negocios; el regreso de las pandillas, así como del secuestro y la extorsión en dólares.

Y lamentablemente también se espera que se mantenga el flujo emigratorio, que incluirá nuevos sectores de la población, especialmente a técnicos, lo que implica mayor fuga de talentos y personal capacitado.

Adicionalmente, Briceño advirtió, durante su intervención en el evento Prospectivas 2022-I semestre, organizado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de esta casa de estudios. que esto llevará al surgimiento de un estrato social de micro-privilegiados entre los pobres, por su rol de control político y social.

Se espera el abandono de la participación y la mutación de las herramientas de organización popular para convertirlas en instrumentos políticos del gobierno, así como el control social basado en el pequeño “gesto de bondad” del opresor, apunta el profesor Briceño León.

Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia

El sociólogo y docente advirtió que, ante la desesperanza, el ciudadano se está enfocando en la acción local. Es decir, se está produciendo una contraposición entre lo político nacional y lo local como respuesta antipartidos y antipolítica, vista también como respuesta al privilegio del centralismo.

Bajo esta circunstancia, el reto que se presenta es cómo convertir la acción pequeña y local en un trampolín, en lugar de ser un dique de contención para la acción nacional.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba