Noticias

Venezuela perdió 270 franquicias, casi la mitad del mercado en los últimos 6 años

En 2016 había 520 en el país, pero hoy solo quedan 250, explica presidente de Profranquicias, Carlos Eduardo Durán, al hacer un balance de un sector muy golpeado por una crisis que no se ha arreglado.

Venezuela perdió 270 franquicias en los últimos seis años, lo que supone casi la mitad de las empresas y marcas de este género presentes en el recesivo mercado local. En 2016, ya en plena gran depresión económica que terminaría liquidando el 80% del tamaño de la economía, había 520 y ahora sólo operan 250, el 70% son de firmas nacionales.

El presidente de Cámara Venezolana de Franquicias (Profranquicias), Carlos Eduardo Durán, explica que la proporción local es muy distinta a lo que ocurría en el pasado, cuando 65% de las franquicias eran internacionales.

¿Efecto Maduro? ¿Pésimas políticas públicas económicas y financieras? ¿Sanciones y supuesto «bloqueo económico»? ¿Todas las anteriores? Analicemos…

Franquicias y trasnacionales en vuelo

Esto es otro signo de la pérdida de confianza de los inversionistas extranjeros en el futuro de la economía nacional, al igual que la estampida de multinacionales que hubo a partir de 2007, tras las primeras olas de expropiaciones y confiscaciones con Hugo Chávez.

Durante el régimen encabezado por Nicolás Maduro, cerca de 25 compañías extranjeras trasnacionales abandonaron el país, según estimaciones de Fedecámaras. Entre las deserciones más recientes, destacan los casos de Avon, Kellogg´s y hasta la petrolera rusa Rosneft, una aliada del poder de turno.

Mattel (2012)

Alitalia, Air Canada, Efco, Clorox y Bellcorp (2014)

Kimberly Clark, Lufthansa, Bridgestone, Mondelez y General Mills (2016)

United Airlines, Avianca, Delta y GM (2017)

Smurfit Kappa, Kellogg´s, Good Year, Colgate Palmolive* (2018)

Rosneft (2020)

Cargill, Citi (2021)

Avon (2022)

*Colgate Palmolive no se fue del todo. Redujo su producción en Venezuela y cerró varios centros de fabricación, pero aún tiene algunas unidades activas.

La pérdida de empleos fue masiva, al igual que ocurrió con Procter & Gamble y Coca Cola Femsa (la fábrica de gaseosas redujo su personal en un 40% al caer la demanda en el país).

Reacomodo de franquiciados

El mercado se está adaptando a la nueva realidad venezolana, que hoy tiene una economía mucho más escuálida de la que tenía al inicio del gobierno de Nicolás Maduro, tras los ocho años de recesión en fila acumulados entre 2014 y 2021, la hiperinflación y la devaluación que destrozaron a la moneda nacional entre 2017 y 2021 y la pérdida del 80% de su Producto Interno Bruto (PIB) en ese período.

La economía empezó a crecer de nuevo el año pasado, aunque aún muy tímidamente, y todos los mercados se están reajustando a estas circunstancias.

El de las franquicias es uno de ellos: mientras unas han salido recientemente (como la estadounidense TGI Fridays), otras nuevas han entrado (como la española Granier). Y ese proceso de reacomodos comerciales apenas comienza.

Granier, la franquicia española de panaderías es una novedad en el mercado venezolano.

El Estímulo solicitó a Profranquicias los nombres de las 10 nuevas franquicias que entraron a Venezuela recientemente, pero el gremio detalló sus rasgos sin especificar sus marcas, porque eso forma parte de sus políticas informativas.

Nota del editor: En Venezuela las trabas al acceso a la información no la ejerce solo el gobierno chavista. A ese vacío informativo y falta de transparencia se suman también empresas privadas y cierto tipo de empresarios que limitan el derecho a la colectividad a estar mejor informada y formarse opiniones sustentadas.

“Además de la que usted menciona (Granier), también entró un gimnasio internacional; otra empresa de negocios para niños, una especie de English for Kids, pero de negocios; tenemos unas tres marcas en restauración, una de ellas peruana; tenemos la vuelta de una de hamburguesas que se había retirado y ya formalizó operación es nuevamente en Venezuela. En cuanto a opciones gastronómicas nuevas, también hay otro restaurante temático que viene por allí y otra española más. No puedo mencionar marcas, no tenemos autorización para hacerlo, solo hablamos como sector si son internacionales y de dónde viene”.

Carlos Eduardo Durán

Una historia de vaivenes

El auge de las franquicias en Venezuela empezó a finales de los 90. Alcanzó su pico en 2015 y 2016, cuando llegaron a tener 12.000 puntos de venta activos. Pero a partir de allí, con la crisis económica, la Venezuela “escuálida” que resultó de esos ocho años de recesión y la pérdida del poder adquisitivo de la mayoría de los venezolanos, eso se vino abajo.

Actualmente solo quedan 4.500 puntos de venta, poco más de un tercio de lo que tuvieron en su mejor momento.

No obstante, las 250 franquicias que se mantienen en Venezuela tienen más de un año y medio registrando aumentos progresivos en sus ventas. En el primer cuatrimestre de 2022 fue de casi 20%. Pero en los últimos dos meses, eso ha mermado un poco.

Y esa merma, a juicio de Durán, tiene que ver principalmente con la aplicación del impuesto al dólar, formalmente llamado Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF), aunque pecha toda compra con moneda extranjera, por muy pequeña que sea.

Este impuesto ralentizó los flujos económicos y llevó a los agentes del mercado a usar un poco más el malogrado bolívar (Bs), una moneda que se sigue devaluando día tras día, a pesar de las intervenciones del Banco Central de Venezuela (BCV) en el mercado cambiario. El año pasado, con esas intervenciones, el Ejecutivo logró estabilizar en torno a Bs 4 por dólar, pero en los últimos meses esa estabilización se perdió y ya en el mercado paralelo se acerca hoy a Bs 6 por dólar.

Además, “las tiendas todavía no están acopladas con los equipos, con las impresoras fiscales y todo lo necesario. Y también siguen las fallas estructurales económicas: el gobierno aumentó la carga fiscal, han aumentado mucho los servicios y, al subir los gastos, suben los precios. Y eso hace que la demanda baje o se vea afectada”, destacó Durán.

Un mercado en reacomodo

Las empresas de franquicias también pudieran estar enfrentando algunas sobreofertas en el mercado. Otros analistas señalan que esas condiciones estructurales económicas y financieras decididas por el gobierno chavista madurista, en lugar de corregir sus errores de políticas públicas, frenaron de nuevo el crecimiento y la demanda.

Ese es un factor de mayor peso que el supuesto «bloqueo económico» del que tanto hablan los personeros del gobierno.

Si actualmente solo un pequeño grupo de la población tiene ingresos o riquezas suficientes para comprar esos bienes y servicios en el mercado, la sobreoferta puede dañarles el negocio próximamente a muchos empresarios, señalan algunos enfoques.

“No creemos aún que haya una sobreoferta. Sí creemos que se está dando un reacomodo del mercado en cuanto a los nuevos actores. Evidentemente, si en algún mercado hay sobreoferta, en algún nicho que tiende a su libertad de andar, pues esa oferta o ese producto en su momento se ajustará o modificará su precio para moverse”, argumenta Durán al respecto.

Profranquicias, de hecho, considera que es más probable que se esté dando un reacomodo natural y lícito del mercado que una sobreoferta.

“Salimos de un mercado que estaba vaciado y sin productos a uno que tocó fondo y después de allí ha empezado a llenarse de nuevo. Esto es un proceso de reingeniería, de mercado que se va haciendo, porque van entrando nuevos productos y salen otros, y así cada quien va haciendo, formando y tomando los nichos. Esto es un proceso natural. Ojo, aún con algunas variables que lo inducen, como el tema del libre arancel en importaciones que afecta a algunos rubros en la industria nacional, el encarecimiento de los servicios públicos, la voracidad fiscal y la falta de acceso a los créditos. Todo eso va interfiriendo en el mercado y se va dando esta ´nueva normalidad´ que aún busca ajustarse y eso va a seguir así por un buen tiempo. Seguramente vamos a ver la entrada de muchas marcas nuevas más y algunas otras tiendas y marcas se van a ir también”, declaró Durán.

Franquicias de aquí y de allá

Hay franquicias extranjeras que han multiplicado sus locales nuevos por decenas en una misma ciudad, como ha ocurrido en Caracas en los últimos 12 o 18 meses, en un país sin seguridad jurídica, que hace apenas unos años aún expropió y confiscó y que acumula cerca de 30.000 millones de dólares en deudas arbitrales no pagadas a las empresas extranjeras que los demandaron en tribunales internacionales y que aunque ya hay demandas firmes contra el gobierno de Venezuela no han recibido sus pagos.

Y ante esta realidad, algunos venezolanos tienden a sospechar de lavado de dinero en cierto tipo de negocios en auge.

La realidad es que el boom de aperturas de nuevos locales tiene que ver con múltiples factores y no solo con eso.

Algunos pudieran en efecto estar lavando dinero del narcotráfico, del terrorismo o de la corrupción, sobre todo en un país donde la institucionalidad y el contrapeso de poderes se ha debilitado mucho. Pero otros son negocios perfectamente lícitos, de inversionistas que en lugar de sumarse a la masiva ola migratoria que afecta al país y que ya suma seis millones de personas (20% de la población total), según registros de Naciones Unidas, decidieron quedarse.

Y también hay un mercado gris e informal, que representa el 20% del PIB en la actualidad, de acuerdo con la firma consultora Ecoanalítica.

“Veremos este reacomodo del mercado y todo al final dependerá de la confianza que tengan los inversionistas de invertir en el país o no. También hay un mercado gris, que no sabemos de donde proviene, si son o no son fondos lícitos, y eso también desarticula bastante el mercado”, advirtió Durán.

Este gremio sugiere al poder de turno que corrija sus errores en políticas públicas para conseguir el desarrollo sostenible de la economía venezolano. Sin eso, resultará casi imposible. Y esperan que se dé pronto una efectiva articulación entre el gobierno, el sector privado, los trabajadores e incluso la misma ciudadanía.

Esta articulación permitiría “generar una sinergia, un equilibrio de funcionamiento entre nosotros. Y si eso se logra, esto podría mejorar. Para eso, es necesario que el gobierno provea las condiciones para operar, y fíjate que no hablo de subsidios, sino más bien de incentivos, que podamos encontrar incentivos fiscales, que podamos encontrar coherencia en el cobro de los servicios, que podamos ir a un banco y conseguir financiamiento en dólares con facilidad, que se reactiven a la vez y en paralelo los créditos al consumo para que el ciudadano pueda ir a consumir y a comprar con una tarjeta de crédito o pueda acceder a un crédito comercial o uno para comprarse un vehículo o una nevera», señala Durán.

«Así se puede empezar a movilizar un poco más el mercado, sin tenerle tanto recelo a la inflación, que entendemos que actúa aún como un fantasma terrible que nos destruyó, pero también se puede vencer a la inflación haciendo a la política monetaria coherente, para que el tipo de cambio se ubique donde debe estar. Que se haga un trabajo también a nivel multilateral e internacional. Evidentemente, para eso tiene que darse un entendimiento político en alta esfera para poder aliviar sanciones”, concluyó el presidente de Profranquicias.

Estos empresarios proponen hacer una feria internacional de franquicias, para que otros países puedan ver la otra cara de Venezuela, la cara de las oportunidades.

Los días 11 y 12 de noviembre de 2022 se realizará en Caracas La Feria de las Franquicias 2022, que contará con la participación de más de 40 stands y durante la cual se desarrollarán rondas de negocios y ciclos de conferencias relacionadas a los emprendimientos y cómo se transformaron en formatos exitosos.

Este gremio también estará presente en la feria de la Federación Iberoamericana de Franquicias (FIAF) próximamente.

Nota: El Estimulo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba