Noticias

«Vacunas ya para todos», una solicitud que sigue siendo tendencia en Venezuela

Aunque hay 800.000 dosis de vacunas, entre Sputnik V y Sinopharm, según Carlos Alvarado, ministro de salud de Maduro, la vacunación terminó por convertirse en otro tema de violación de derechos humanos en Venezuela.

A la fecha, Maduro y sus funcionarios sí se vacunaron, pero no han ofrecido un número exacto de cuántas personas del sector prioritario han sido inmunizadas y en qué zona del país se encuentran

Sindicalistas, políticos, activistas por los derechos humanos, medios de comunicación y ciudadanos organizaron una campaña en redes sociales para exigirle al régimen chavista una sola cosa: vacunas para todos.

Con la etiqueta #VacunasYaParaTodos,  los usuarios solicitan a la administración de Nicolás Maduro que se haga público el plan de inmunización que supuestamente se inició el 18 de febrero y que permita la entrada de vacunas mediante el acuerdo Covax.

Diferentes gremios del país convocaron un tuitazo para el domingo 11 de abril, a partir de las 11:00 am, para posicionar y proyectar el hashtag internacionalmente. También invitaron a la ciudadanía a sumarse a todas las iniciativas en marcha por la vacunación en Venezuela.

Y la protesta no se queda en Internet. Para el 19 se pautó una oración nacional por las víctimas de la pandemia a las 6:00 pm y un cacerolazo nacional entre las 8:00 y 9:00 pm.

La vacunación es urgente

Aunque hay 800.000 dosis de vacunas, entre Sputnik V y Sinopharm, según Carlos Alvarado, ministro de salud de Maduro, la vacunación se ha convertido en otro tema de violación a los derechos humanos en Venezuela. Hasta ahora, Alvarado afirma que hay 200.000 vacunados de primera línea, pero ese número es desmentido por oenegés por no ser exacto y desconocerse en qué zona del país está ese personal.

Además, incumpliendo las órdenes de la Organización Mundial de la Salud, las recomendaciones de expertos y su propia palabra de que Venezuela no repetiría un esquema donde «solo los poderosos se vacunan», el régimen ha preferido inocular a sus líderes y simpatizantes políticos antes que al personal de salud y los adultos mayores.

Esa situación deja a los pocos vacunados con la duda de si recibirán las dos dosis de las vacunas en existencia; y a los que aún la esperan, con la incertidumbre de si llegará el día de inmunizarse.

El 5 de abril, la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), institución que agrupa a infectólogos de Venezuela y divulga información sobre enfermedades infecciosas, solicitó la vacunación masiva a los sectores prioritarios y también afirmó que, a diferencia de otros países, «no se ha incorporado en la planificación, logística y operatividad a los expertos del país».

Esto significa que el chavismo no consideró para la inoculación a la sociedad científica, la académica; tampoco a los postgrados de infectología y medicina interna y a los especialistas de cada hospital, a pesar de que continúan exponiéndose al virus.

A la fecha, en Venezuela han fallecido por el virus de la covid-19, 442 miembros del personal sanitario como consecuencia de la falta de recursos y equipos de protección especial según la organización Médicos Unidos de Venezuela.

 

Manifestaciones fuera de las redes sociales

Si bien la mayoría de las exigencias se hacen por redes sociales, en las calles también hay protestas. El lunes, tras manifestar contra los pocos avances de la inmunización en el país, un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela fue víctima de las agresiones de colectivos defensores del Gobierno de Maduro.

Los jóvenes denunciaban que, hasta ese momento, Médicos Unidos de Venezuela contabilizaba 400 personas fallecidas del personal sanitario; también pedían información sobre el resto de dosis (un millón) que acordó el líder oficialista con Rusia.

La situación de Venezuela con relación a las vacunas está siendo registrada por Transparencia Venezuela, institución enfocada en luchar contra la corrupción. En su último informe, titulado Venezuela: inmunización política e inestabilidad social. Prioridades en pandemia, publicado el 7 de abril, condensan las recomendaciones y denuncias relacionados con el programa de vacunación y su gestión.

Entre las que destacan: «La priorización de funcionarios públicos como la que ha estado ocurriendo en Venezuela no es aceptable en otras partes del mundo. En países de la región en los que se ha vacunado primero a políticos y a sus allegados se desataron escándalos que han provocado incluso la renuncia de ministros y viceministros de Salud; han llevado a los parlamentos a interpelar a los involucrados; incluso han hecho que se inicien investigaciones judiciales por presuntos casos de tráficos de influencias».

Un deseo: ser vacunados

José Esparza, investigador venezolano especializado virología y vacunología, dijo en el foro «La urgencia de la vacunación en Venezuela» sobre el aumento de protestas: «El pueblo demanda que la vacuna sea una prioridad».

En Estados Unidos, por ejemplo, se aplican 3.000.000 de vacunas por día, y los fines de semana, alcanzan los 4.000.000. Y si se trata de una situación más cercana, y realista, Colombia ha logrado inmunizar a la fecha a 2.479.671 personas, superando incluso, como sucedió el lunes 5 de abril, los 2.456.409 de casos positivos.

Al mismo tiempo, el infectólogo Julio Castro expresó que obtener vacunas a través de Covax toma tiempo, pero recalca que el mejor plan posible para Venezuela está en la diversidad de vacunas: «Si hay más (…), será más rápido (la inmunización)».

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba