Noticias

Tras visita de los noruegos esta semana a Venezuela Omar Barboza prevé reinicio de negociaciones en agosto

Caracas. El malestar de Nicolás Maduro con la continuidad de la delegación noruega como facilitador de las conversaciones con la oposición parece cosa superada y luego de la participación de Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde en el Foro de Oslo, a fines de junio, todo parece indicar que finalmente se aproxima el reinicio de las negociaciones en México.

De ese malestar informó en mayo la agencia Reuters, pero esta semana la delegación que sirve de facilitadora del proceso, y que lidera Dag Nylander, estuvo en Caracas y se reunió con los integrantes de las dos delegaciones, la que representa a Maduro y lidera Rodríguez, y la que representa a la Plataforma Unitaria encabezada por Blyde.

Aunque ninguno de los dos voceros ha declarado en días recientes sobre ningún avance, consultado sobre el asunto el jueves de esta semana durante un foro sobre las primarias de la oposición, el secretario ejecutivo de la Plataforma Unitaria, Omar Barboza, se mostró confiado en el reinicio del proceso a mediados de agosto.

“A la Plataforma la representa en esas conversaciones la delegación que dirige el doctor Gerardo Blyde. Ellos han tenido conversaciones esta semana, están trabajando en eso y esperamos que sí sea posible el restablecimiento de la negociación en México. Creemos que se están dando pasos en ese sentido y quizás para la primera quincena de agosto tendremos noticias. No podemos afirmarlo, pero vemos posibilidades de que eso ocurra”, dijo.

Limaron asperezas en el foro de Oslo

Blyde y Rodríguez habían anunciado el 17 de mayo que estaban retomando los contactos directos, pero pasados unos días, el empuje se desinfló y comenzó a circular la información de Reuters antes citada. Posteriormente, el Reino de Noruega invitó a ambos dirigentes a participar en el Foro de Oslo sobre negociación y pacificación de conflictos los días 21 y 22 de junio y allí se habrían limado algunas asperezas.

En la última declaración pública de Noruega sobre el caso venezolano, el 29 de junio pasado, la cancillería de ese país reiteró su compromiso con “ayudar a las partes a encontrar una solución en beneficio de la población”.

Noruega recalcó que esos esfuerzos se remontan a 2019, cuando se instaló la primera mesa con facilitación de ese país, cuyas conversaciones se realizados en Oslo y Barbados ese año.

Como se recordará, el proceso de negociaciones se instaló el 13 de agosto de 2021 en la Ciudad de México con la firma de un memorando de entendimiento entre los representantes de las dos delegaciones.

Entre agosto y septiembre, los negociaciones junto al equipo facilitador, se reunieron del 3 al 6 y del 25 al 27 de septiembre.

En esas jornadas alcanzaron dos acuerdos, uno sobre la defensa la soberanía sobre el territorio de Guayana Esequiba y otro sobre la necesidad de buscar acuerdos parciales en materia de asistencia social y humanitaria para los venezolanos.

Luego, el 16 de octubre, luego de conocerse la extradición desde Cabo Verde hacia Estados Unidos del empresario colombiano y contratista del gobierno de Maduro, Alex Saab, la delegación oficialista se levantó de la mesa en protesta.

“Se trata de una resolución de aplicación global, que probablemente tendrá incidencia en el caso venezolano, donde hace poco vino una delegación estadounidense para hacer gestiones en relación a unos presos norteamericanos en el país. Esperamos que ese proceso avance en función de liberar a los que están detenidos sin ninguna causa justificada”, expresó Omar Barboza.

La orden ejecutiva, según una nota informativa de la agencia EFE publicada esta semana, apuntaría directamente a Venezuela, China, Rusia, Irán, Corea del Norte y Birmania, y de hecho su firma vino acompañada de una actualización en las alertas de viaje a ciudadanos estadounidenses, sobre el riesgo de ser detenidos en estos países.

Un alto funcionario estadounidense, citado por EFE señaló al respecto: “Esperamos que sirva para que haya menos viajeros procedentes de Estados Unidos que elijan ir a estos países en que el riesgo de ser detenidos de forma arbitraria es mayor que en otros”.

Entre diciembre de 2021 y junio de este año, el encargado de la Casa Blanca para las negociaciones sobre rehenes estadounidenses, Roger Carstens, ha visitado el Palacio de Miraflores tres veces -la última después del intento de suicidio del estadounidense preso Matthew Heath. Carstens se ha reunido con Maduro y otros representantes de su gobierno para solicitar la liberación de los ciudadanos americanos presos en Venezuela. Hasta el momento solo dos han sido dejados en libertad, y quedan ocho tras las rejas.

“He determinado que la toma de rehenes y la detención injusta de ciudadanos estadounidenses en el extranjero constituyen una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional. Los Estados extranjeros que practican la detención injusta, incluso por influencia política o para buscar concesiones de los Estados Unidos, amenazan la integridad del sistema político internacional”, dijo Biden en un mensaje sobre la firma de la orden esta semana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba