Editorial

Tarifas del pasaje en sectores populares de Caracas van desde los 500.000 hasta los 2.000.000 de bolívares

Los transportistas planean proponer al Ministerio de Transporte llevar la tarifa en Caracas a 0,30 centavos de dólar, lo que en la actualidad equivale a un aproximado de 1.500.000 bolívares, según la tasa actual. Además, piden bonos y beneficios compensatorios adicionales a la gasolina subsidiada.

El pasaje en la Gran Caracas se cobra en un amplio abanico de tarifas, cuyos montos varían según la ruta o la hora del día. En Mariche, al este de la ciudad, un pasaje hasta la redoma de Petare cuesta entre 1.500.000 bolívares y 2.000.000 de bolívares. En La Vega, del lado oeste, el pasaje cuesta 500.000 bolívares en la mañana y en la noche puede llegar a costar hasta 1.000.000 de bolívares, hasta ciertas zonas de la parroquia.

La tarifa oficial, establecida en octubre de 2020 por el Ministerio de Transporte, es de 30.000 bolívares. El decreto fue incluido en la Gaceta Oficial 41981, y el ministerio exhortó a “los alcaldes, gremios de transportistas y a las autoridades competentes a respetar y mantener la tarifa en las rutas que tengan el recorrido menor o igual a 20 kilómetros y/o su característica sea troncal o periférica”.

10 meses después de este exhorto, el pasaje “extraoficial” en la Región Capital es de 500.000 bolívares, pero dicha tarifa no aplica en todas las rutas urbanas o suburbanas.

En la urbanización Paulo VI del municipio Sucre aún los transportistas cobran 500.000 bolívares hasta Petare, pero Alexis Cordero, habitante de la comunidad, calcula máximo una semana para que la tarifa sea incrementada por los pocos choferes que se mantienen cubriendo la ruta, debido al tiempo que pasan cargando gasolina, a la falta de dinero para costear los repuestos y a la inseguridad en la zona.

No dudo que la tarifa aumente dentro de poco. Aquí se ha reducido casi 50 % la cantidad de unidades. Las vías están en muy mal estado y las pocas unidades que están en servicio también están en un estado lamentable. Los fines de semana hay que salir con una o dos horas de anticipación, porque son muy pocas las que prestan servicio, sobre todo los domingos”, explicó Cordero.

Coralina García, de la parroquia Filas de Mariche, afirmó que desde hace dos semanas, aproximadamente, los conductores de las unidades más grandes acordaron incrementar la tarifa a 1.500.000 bolívares, mientras que choferes de las camionetas pequeñas, llamados en la zona “rapiditos”, aumentaron a 2.000.000 de bolívares.

“Todo empezó hace un mes. El pasaje costaba 700.000, luego 1.000.000 de bolívares y ahora 1.500.000 bolívares. El tema del transporte es muy difícil en la zona, porque no siempre trabajan, sobre todo, por la inseguridad que hay. En las tardes trabajan muy poco y después de las seis de la tarde cobran un dólar”, declaró García.

En ambas zonas del municipio Sucre funciona la alternativa en materia de transporte público implementada por la Gobernación de Miranda, llamada Transmiranda, sin embargo, Cordero y García alegaron que en sus zonas son pocas las unidades que funcionan, y lo hacen en horarios limitados. Estos vehículos oficiales cobran 150.000 bolívares en Paulo VI y 300.000 bolívares en Mariche, donde, detalló García, funcionan desde tempranas horas de la mañana hasta las 9:30 a. m. y luego entre 2:00 y 4:00 p. m.

En el oeste pasa lo mismo

Un habitante de La Vega que viva en la parte alta puede llegar a gastar en un día más de 3.400.000 bolívares en pasaje, esta cantidad representa 48,57 % del sueldo mínimo en Venezuela, establecido en 7.000.000 de bolívares, poco menos de dos dólares.

En la parroquia La Vega la tarifa “extraoficial” sigue siendo de 500.000 bolívares, sin embargo, ningún habitante de la comunidad puede salir de casa con la certeza de que ese monto será el que pague al salir de casa o al regresar, explicó Flor Fuentes, habitante de la zona. Cuando ella salió de casa esta mañana del 4 de agosto le tocó pagar 1.000.000 de bolívares hasta La Rinconada, pagó lo mismo al regresar. Quienes deseen pagar menos deben soportar largas colas a la espera de una unidad que cobre entre 500.000 y 700.000 bolívares.

Quienes suben desde la redoma de La Vega pagan entre 700.000 y 1.000.000 de bolívares. De este lado, los conductores toman en cuenta si está lloviendo o si hay un tiroteo en la zona para elevar la tarifa, la cual puede llegar a costar hasta un dólar, esto a pesar de que las unidades no llegan hasta los sectores más altos de la parroquia.

Desde hace algunos años, los conductores dividieron las rutas y en la actualidad llegan hasta el sector Las Casitas, pero quienes viven hacía Las Torres o Las Praderas deben pagar otro pasaje que ronda los 700.000 bolívares.

Lamentablemente, esta es una situación que ha sido constante en La Vega, de que sean los transportistas quienes establezcan un monto ilegal del pasaje. Si llueve o si hay tiros ellos le hacen variaciones al precio de la tarifa. Siempre el que queda afectado es el ciudadano de a pie”, manifestó la vecina.

Otras zonas de Caracas, como Catia, Los Mecedores, Santa Mónica, San Bernardino Chacaíto y El Cafetal también reportaron tarifas del pasaje de 500.000, 700.000 y 1.000.000 de bolívares. Además, indicaron que hay pocas unidades prestando servicio. En zonas de la Región Capital, como Charallave, los usuarios detallaron que el cobro de pasaje está entre los 700.000 bolívares en rutas cortas y un dólar el viaje hasta Caracas.

¿Qué proponen los conductores?

Ángel Cacique, coordinador de prensa de Transportistas Unidos de Venezuela, explicó que el incremento constante de las tarifas es consecuencia de la inflación, que perjudica al sector directamente en el mantenimiento de las unidades y la compra de repuestos, las largas colas para recargar gasolina subsidiada, en las cuales, alegó, los conductores pierden días de trabajo. Y también se debe a las restricciones de movilidad debido a la cuarentena por la COVID-19, lo que ocasiona que haya menos usuarios en semanas radicales.

“La capacidad de generar recursos es muy baja actualmente para los conductores. Disminuye el volumen de usuarios según la semana. Además, están trabajando menos porque les toca echar gasolina por lo menos dos veces a la semana, entonces están trabajando menos y los costos siguen subiendo”, explicó Cacique.

Ante esta situación, el gremio de conductores del país acordó proponer al Ministerio de Transporte una tarifa equivalente a 0,30 centavos de dólar, lo que convertido a bolívares sería un estimado de 1.500.000 bolívares, según la tasa más reciente del dólar. También incluyeron en su propuesta medidas compensatorias, además de la gasolina subsidiada, repuestos a precios asequibles, un bono de transporte y un bono de pasaje estudiantil.

¿Qué pasó con el cobro de pasaje digital?

Con respecto a la propuesta del Gobierno, realizada a principios de año, de digitalizar el cobro de pasajes. Cacique detalló que hasta el momento dicha propuesta solo llegó a las líneas de la parroquia 23 de Enero a través de un plan piloto que implementa la Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur) y el banco Mi Banco, que otorgaron puntos de venta a un grupo de conductores y tarjetas recargables a otro grupo de usuarios. Acordaron, además, una tarifa de 400.000 bolívares.

Sin embargo, en la parroquia 23 de Enero sigue predominando el cobro de pasajes a través de dinero en efectivo según el testimonio de un usuario que prefirió mantener su nombre en resguardo. “Los puntos de venta están de adorno en las camioneticas, aquí todo el mundo paga en efectivo”, comentó.

Cacique explicó, además, que los conductores de la zona han expresado que es muy complicado cobrar el pasaje a través del sistema de punto de venta debido a que la entidad bancaria se tarda hasta 72 horas en desbloquear el dinero, lo que ocasiona que se devalúe ante las subidas constantes del dólar. Adicionalmente, son pocos los habitantes de la zona que recibieron las tarjetas recargables.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba