Noticias

Pide por la libertad de Alex Saab y toma tu bolsa de comida

Fueron convocados y trasladados hasta la plaza Diego Ibarra, en el centro de Caracas: a bailar, a cantar. A un acto público, con música y discursos con un motivo un poco extraño: pedir -¿a quién?- por la liberación de un empresario colombiano llamado Alex Saab.

Un amigo de los chivos. Un amigo del poder. Algunos ni siquiera saben quién es ese, pero la promesa era buena: una rumba de sábado, unas franelas con el #FreeAlexSaab, unas canciones de Omar Acedo y al final, volver a casa con tu bolsa de comida. ¿Malo?

Saab, como se empezó a saber desde que lo detuvieron en Cabo Verde el 12 de junio, es mucho más que un empresario que se ha beneficiado enormemente de su relación con el gobierno de Nicolás Maduro. Solicitado por la justicia de su país y por la de Estados Unidos, el canciller Jorge Arreaza sorprendió a muchos cuando en su ardorosa defensa de Saab le advirtió a sus captores que el colombiano es también venezolano y que -no solo eso- además es un «enviado especial» del gobierno de Maduro, casi un embajador y gestor que resuelve problemas por el mundo. Algo así.

Saab es una pieza importante del engranaje. Por eso no quieren que sea extraditado a Estados Unidos, donde se le reclama por un conjunto serio de acusaciones que incluye varios cargos por lavado de dinero. Es un tipo que no solo maneja dinero, es alguien que maneja información. Por eso lo quieren arropar con el tricolor, por eso el empeño en presentarlo como víctima, el intento y el esfuerzo en sustituir la verdad por una narrativa a conveniencia.

Por eso hasta organizan un evento público de esta naturaleza en plena pandemia donde nada más importa lograr el efecto. A nadie le interesa la salud de la gente que estuvo allí, ni el coronavirus ni nada más. Lo que cuenta es posicionar un hashtag: toma tu bolsa Clap y vete a tu casa.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba