Editorial

Maduro admite fracaso de la Misión Chamba Juvenil: “Las becas son una miseria”

Según el blog de la plataforma patria, para el 15 marzo de 2021 cuando el Ejecutivo aprobó el último incremento el monto mensual que recibían los beneficiarios de Chamba juvenil era de Bs 1.440.000,00, suma que equivalía a 0.77 dólares a a la tasa de cambio de ese día, fijada por el BCV en Bs 1.848.567,57 por dólar

Con el pretexto de relanzar la Misión Chamba Juvenil. el gobernante Nicolás Maduro admitió el fracaso de este programa gubernamental: “Las becas que le dábamos a un millón de jóvenes ahora son una miseria”, recalcó este miércoles 5 de mayo durante un acto televisado.

Sin embargo, el momento de sinceridad duró poco, pues el mandatario no ahondó en los factores que truncaron el financiamiento del plan estatal creado el 20 junio de 2018.

En su lugar volvió a reciclar el discurso, achacándole el problema a las sanciones impulsadas por el Gobierno de Estados Unidos, que enfatiza, redujeron los ingresos del país en un 99%. Llegado a este punto si lanzó un dato preciso, que no tardó en relacionar con la precarización de las becas:

“En 2020 solo ingresaron al Venezuela $400 millones (…) no pudimos sostener las becas para un millón de chamos porque es una bola de billete”, arguyó.

El 15 de marzo de 2021 se publicó la última actualización del monto que reciben los beneficiarios del plan Chamba Juvenil.  la suma quedó en Bs 1.440.000,00 tras un incremento aprobado por el Ejecutivo, precisaba el blog de la plataforma patria. 

Al tipo de cambio que marcaba ese día el Banco Central de Venezuela (BCV), Bs 1.848.567,57 la asignación del programa estatal equivalía 0,77 dólares mensuales.

Restructuración a la apurada 

A punto de cumplir tres años sin ofrecer resultados concretos, en sus inicios el chavismo vendió la Misión Chamba Juvenil como una alternativa para brindar oportunidades de estudio y trabajo para los jóvenes venezolanos en condición de vulnerabilidad. Al punto de utilizar la plataforma para experimentar con otras estrategias fallidas como el Petro que también se pintó como una panacea para recuperar la economía, que a la fecha mantiene un bajo perfil.

El propio Maduro reconoció que el Plan Chamba Juvenil no cumplió con lo prometido, al cuestionar el desempeño de sus ministros y ordenan en un plazo de cinco meses la restructuración de un programa social que no despegó en  casi tres años.

“Yo quiero que de aquí al 5 de diciembre, tengamos una gran estructura para captar a todos esos jóvenes que están sin empleo, haciendo cosas malas (…) para relanzar el Plan Chamba Juvenil emplazó el mandatario, dirigiéndose especialmente a los titulares de Juventud, Marvin Maldonado y Educación Eduardo Piñate, quien acaba de asumir el cargo tras el reciente fallecimiento de Aristóbulo Isturiz.

Maldonado y Piñate, hasta hace unas semanas ministro del trabajo presidirán el Estado Mayor para el relanzamiento del Plan Chamba Juvenil, al que se sumarán otras carteras como agricultura, pueblos indígenas, trabajo, ecosocialismo, y contará con la aprobación de una ley orgánica, salud, petróleo entre otros, instancias que, según Maduro, deben “impulsar todo lo que haya que hacer para generar nuevas oportunidades de estudio y trabajo” para los jóvenes venezolanos.

A pesar del discurso oficial, las políticas del gobierno chavista no se han traducido en ofertas laborales para la juventud. Todo lo contrario de acuerdo a un estudio publicado en febrero de este año  por la Asociación Ciudadana Contra el Sida (Accsi), el 27%  de los jóvenes del país está desempleado.

Chamba juvenil: inviable pero ampliada

Aunque se lo endilgó a las sanciones Maduro admitió que el Estado no estaba en capacidad para mantener las becas de Chamba Juvenil, aún así decretó la apertura de una nueva etapa de registro y actualización de datos, en la que instó al Estado Mayor designado para la restructuración del programa estatal, captar nuevos beneficiarios casa por casa, hasta cumplir alcanzar los 2.500.000, jóvenes inscritos.

Precisó que esta ampliación se ejecutará a través de siete vértices estratégicos para las áreas:  organizativa, formativa, Inserción laboral, productivo, y social:  fases que según el mandatario contempla, desde la captación de nuevos beneficiarios hasta el desarrollo de programas de capacitación, con el apoyo del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces) y las universidades, además de ordenar la redacción de una Ley Orgánica donde este programa estatal “se establezca como un derecho”

Maduro planteó además que cada una de estas plataformas debe captar en promedio unos 250.000 jóvenes y reiteró a sus ministros el llamado a redoblar esfuerzos para alcanzar las metas establecidas.

En esa misma línea, el gobernante aseguró que este mes de mayo arriban al país un nuevo cargamento de vacunas contra la covid-19.

Estamos en el mes de mayo y llegarán un número importante de vacunas. A pesar de los pesares, a pesar de la escasez de las vacunas en el mundo y de la persecución que hay contra Venezuela”, reiteró Maduro, en un tono más optimista al que utilizó al principio de su discurso cuando declaró que las becas de Chamba Juvenil eran una miseria.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba