Opinión

Los peores enemigos en una campaña

El triunfalismo es dañino y va siempre unido  con  el engreimiento que pueden derrotar al favorito. 

Igual aquellos que bajo el paraguas del candidato carismático lo creen un portaviones que no necesitan de más nada ni nadie. Eso conlleva a subestimar al adversario.

Muchas veces en las mejores campaña electorales al subestimar algo insignificante sucede como un hilo suelto que puede DESHILACHAR el mejor traje.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba