Noticias

La apertura económica es irreversible por “necesidad, conveniencia y aprendizaje

La realidad del país genera situaciones que no pueden ser vistas con dogmatismos ideológicos que impiden leer de la forma adecuada los nuevos escenarios que se presentan en la Venezuela de estos tiempos. Carlos Fernández, presidente de Fedecámaras, sostiene que “las soluciones no son atajos ni se dan de un día para otro. El camino es largo, angosto, hay barro y está lloviendo”

“La política es fluida y dinámica”, esa es una vieja frase usada para explicar, justificar y darle soporte a las decisiones que a veces parecen difíciles de entender por parte de los actores políticos en una determinada coyuntura.

La realidad política venezolana genera unas ecuaciones que son poco entendibles en el mundo de la política y la economía cuando son miradas con ortodoxia e inflexibilidad. Los roles que se espera que se cumplan por determinados jugadores no obedecen a las recetas ideológicas aprendidas tanto del pensamiento de izquierda como el de derecha.

El mundo cambió. Y la forma de entenderlo también.

Así vemos como los empresarios, dirigentes sociales, que pudieran se identificados con alas de la polarización que vive el país, de repente son “crucificados” por quienes parecen tener coincidencias naturales.

Vemos como organizaciones gremiales que creen en el libre mercado son cuestionadas por la oposición. Dirigentes  dirigentes con “abolengo revolucionario” y conducta de izquierda “certificada” son criticadas y perseguidas por el Gobierno de Maduro acusadas de contrarrevolucionarias y amigas de la CIA

Mucho de eso ha pasado con la dirigencia empresarial venezolana en los dos últimos años y buena parte de quienes están reunidos en México, negociando con el Gobierno de Nicolás Maduro, tildaron a Fedecámaras de colaboracionistas cuando una comisión de la Asamblea Nacional, encabezada por Jorge Rodríguez visitó la sedede la cúpula empresarial ubicada en El Bosque, en la ciudad de Caracas.

ambién del lado del oficialismo hubo sorpresa por esta visita, pero definitivamente estamos en tiempos en que “la política es fluida y dinámica”.

Todo esto es…

El miércoles pasado asistimos a un “after office”, reunión organizada por la empresa LOG Consultancy en la que el presidente de Fedecámaras reflexionaba ante un auditorio variopinto y respondía inquietudes sobre la situación del país.

Ante una de las preguntas del auditorio Carlos Fernández señaló que la apertura económica que está viviendo el país “no es reversible”.

A la hora de argumentar esta afirmación indicó que las decisiones en este sentido se han dado por “necesidad, conveniencia y aprendizaje” por parte de Miraflores.

Sostiene que la dolarización ha sido uno de los elementos que ha desacelerado el ritmo de caída de la economía y no fue una medida ordenada por nadie “pero que todos la acataron”.

Respecto a la posibilidad de que la apertura de la economía pueda tener a la Ley Antibloqueo como una herramienta para sostener fue tajante: “A mí no me gusta la Ley Antibloqueo. Lo que se dice que se persigue con esa Ley se puede hacer con el andamiaje legal existente”.

Entre otras muchas cosas que señaló hizo hincapié en que se requiere transparencia y seguridad para sostener los estímulos a una inversión de largo plazo que requiere el país.

“Las soluciones no son atajos ni se dan de un día para otro. El camino es largo, angosto, hay barro y está lloviendo”, sentencia Fernández.

A pesar de esta afirmación que suena dura también habló con optimismo de las posibilidades que se abren para comenzar a encontrar opciones para que se allanen caminos que puedan llevar a la solución de la crisis.

¿Se abrirán esas puertas?

No lo sabemos. No tenemos bolas de cristal para el ver el futuro. Solo andamos con los pies planos pisando tierra.

El juego sigue.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba