Noticias

Intervención en la instalación de la Comisión Organizadora del Tercer Congreso Ideológico y Programático de la organización política Un Nuevo Tiempo

Apreciado presidente ejecutivo del partido Un Nuevo Tiempo en la región, legislador Cesar Alonso y demás miembros del Comité Ejecutivo Regional, invitados todos; primero que nada quiero agradecer a ustedes la generosidad de invitarme a este importante evento de su organización política, para que haga unas reflexiones en mi condición de independiente y académico ligado a la vida universitaria.

Debo decir que este evento es una extraordinaria noticia, porque vivimos tiempos de mucha confusión, de crisis y desorientación, por ello retomar el debate y la construcción de ideas programáticas para la sociedad, no puede ser otra cosa sino una buena noticia.

Pienso, que hay que mirar de manera global y sistémica este momento histórico, para poder comprender adecuadamente la magnitud de la crisis que enfrentamos hoy; y no hacer aquello que denunciaba José Martí; decía el gran poeta y prócer de la independencia cubana que: “Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal de que quede de Alcalde y mortifique al rival que le quito la novia, ya da por bueno el orden universal…”

En este sentido, que  sugiero miremos el plano político global en el que   estamos  insertos,  vean  ustedes    como han  ganado terreno  los gobiernos  populistas  y  autoritarios,  así  como también  un  renovado movimiento de  extrema derecha que  arenga abiertamente su nostalgia por  el fascismo-nazismo y que  han alcanzado votaciones importantes y escaños en los diferentes parlamentos europeos.

Igualmente, hay que  destacar que  mucho de  estos líderes autoritarios-populistas   utilizan   la    legitimidad conferida   por     las elecciones  del   sistema  democrático  para  consolidar su  poder,  ellos afirman defender una conexión carismática directa con “la  gente”,  aun así,   vulneran  las  instituciones  y   buscan   socavar los  controles  y contrapesos que  limitan el  poder personal del  líder en una democracia moderna.

Del mismo modo,  los partidos políticos se encuentran en una ya larga crisis, generada por  la transición de los modos de hacer política de estas  organizaciones;  las  relaciones partido sociedad se  han  venido transformando a lo largo del tiempo; los vínculos programáticos basados en grandes relatos doctrinarios están dando paso a una nueva intermediación  política constituida  a  partir del   atractivo personal,  el marketing político, la preponderancia de la imagen y la reducción de las ideas-contenidos.

En  este   orden  de    ideas,   el   discurso  político  se  simplifica, dogmatiza, se agota en sí mismo, se limita a meras consignas, sencillas estampas.

No  se  exige en  los  líderes  políticos ideas,   capacidad  de elaboración, contenido programático, sino belleza, atractivo, tópicos muy puntuales, divertidas frases, una imagen que  conecte con un electorado que proclama su hartazgo de la política.

Inclusive,  desde  hace  años,  sociólogos,  antropólogos e intelectuales vienen advirtiendo sobre una especie de  infantilización de la sociedad postindustrial, se expande una sensación de  inutilidad de  la clase política; quienes toman las decisiones cruciales, muchas veces la justifican  con  pasmoso  simplismo  eirresponsabilidad.

Va desapareciendo la cultura del pensamiento analítico, reflexión, entendimiento; y  paulatinamente  opera un proceso de  sustitución por decisiones impulsivas, de corto plazo,   búsqueda de la satisfacción instantánea,  número de  seguidores y  “like”  en redes sociales.

Es una calamidad,  se  gobierna esclavizado  a   los  sondeos  de   opinión  y  la implacable lógica del  pensamiento  trivial que  caracteriza el  mundo de las redes, se ha colocado en segundo plano la visión programática.

Por  otra parte, nuestra sociedad no ha escapado a  este torrente histórico, la crisis que  hoy nos ocupa como nación tiene una fuerte arista en el  desconcierto de  las ideas,  en relatos que  pretenden  explicar la realidad con base a terribles simplificaciones, lugares comunes e ideas decimonónicas.

Vista las  cosas  de   esta manera,  esta  iniciativa de   ustedes  es definitivamente trascendental, que  Un nuevo Tiempo como organización política,  se ocupen de  lo  programático y  de  la  urgente necesidad que tiene nuestra nación,  de  un programa de  transformación  cuyo acento este en las inmensas mayorías; es algo que tiene que aplaudirse.

También, veo en este acto a muchos jóvenes, y me  alegro por ello, a ustedes les digo, que  este es el camino, el  de  la  política con contenido, profundidad y  propuestas,  sé que   ustedes ha crecido en un contexto influenciados por  un liderazgo que  exhibe sin pudor, un pragmatismo ramplón,  privilegiando siempre  la  política centrada  la  maniobra y  el aparato  partidista,   en  el   control,   también  en  la   usencia  de    un conocimiento de nuestra historia y cultura nacional.

Ya  para  finalizar,  les  deseo  todo el  éxito  del  mundo en  este Congreso,  se trata de  la  titánica tarea de  diseñar y  materializar una sociedad diferente, democrática, productiva, ecológicamente sustentable y que  brinde la mayor suma de  felicidad posible a los venezolanos, veo con gran simpatía este esfuerzo que están haciendo en Un Nuevo tiempo, no desde la  lógica de  reunir un conjunto  de  expertos,  sino desde la participación abierta,   hago votos porque este diálogo fecundo con la sociedad, tenga como resultado la proyección de  propuestas transformadoras.

Muchísimas gracias estimadas amigas y amigos

Dr.  Iván Cedeño Ortega

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba