Opinión

En los servicios públicos hay chantaje y un manejo perverso

Para Oscar Hernández, abogado criminalista y defensor de derechos humanos, las recientes lluvias en la Guaira causaron daños al sistema de distribución de agua potable por tuberías.

Detalló en particular la urbanización Caribe, donde se recibe el vital líquido del sistema de Naiguatá, y que a pesar que están trabajando día y noche para restablecer el servicio, ya son quince días sin recibir el suministro de agua y se tiene que comprar cisternas que cobran 30$.

Manifestó que los choferes de cisternas se quejan porque a parecer el gobierno regional los obliga a llevar agua a los edificios de misión vivienda, sin cobro alguno para dejarlos vender en otros edificios y casas.

«Lo cierto es que ante la contingencia no existe ahora por parte del gobierno local un plan equilibrado para suavizar la crisis».

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba