Noticias

El maridaje entre el 27-F y el 4-F deformó la institucionalidad democrática de nuestra nación

Los medios de comunicación tienen una responsabilidad involuntaria que multiplicó la sensibilidad social sobre la situación que experimentaría el país de esa época. Moleiro sostiene con insistencia que El Caracazo fue “un precedente histórico negativo en el país que no se puede repetir bajo ninguna circunstancia”

Alonso Moleiro y Sergio Dahbar se reunieron,conversaron y decidieron darle vida a un libro que analiza el fenómeno socio político llamado El Caracazo, el cual es definido como “un terremoto social que tomó por sorpresa a la clase política venezolana y extinguió el fervor popular de la democracia nacional”

Así nació “La nación incivil” que define y describe el periodista Moleiro en su libro publicado por la Editorial Dahbar .

Fueron varios años de trabajo periodístico, donde además tuve la obligación de reportear para así confirmar las fuentes informativas y datos de orden histórico. Con el análisis de lo ocurrido el 27 de febrero de 1989, se puede definir la construcción de la tesis que plantea la ruptura de pacto político democrático, como hábito institucional del país. El país se despolitiza surgiendo el discurso del chavismo, fórmula legitimadora de una corriente partidista”, de esta forma se inicia la conversa con el autor.

-¿Qué es la antipolítica después de lo ocurrido el 27 de febrero del año 1989?

-Antes éramos un país densamente politizado, el gentilicio partidista era muy común en nuestra sociedad. Las medidas económicas que quedan analizadas en el libro demuestran el inicio de la debacle nacional. Partiendo de esta realidad, se han levantado algunos mitos inexactos que giran en torno al fenómeno de El Caracazo.

-¿Cuál fue la responsabilidad de los medios de comunicación en este acontecimiento histórico?

-Es evidente que los medios de comunicación de la época tuvieron una participación importante en estos acontecimientos, pero se enteraron después de lo sucedido con la transmisión en vivo. Una responsabilidad involuntaria que multiplicó la sensibilidad social sobre la situación que experimentaba el país de esa época. Estos casos quedan para la reflexión ética y moral del país.

-En términos del discurso político… ¿Qué cambió en el país después del fenómeno de El Caracazo?

-Los políticos se desparecieron y cobraron un bajo perfil después de El Caracazo. La clase partidista empieza a ser vinculada a los fenómenos más evidentes de corrupción administrativa de la nación y por esta razón se despolitiza la dinámica cotidiana del país.

-¿El Caracazo fue producto de una planificación política o se produjo por combustión propia?

-Producto de mi investigación y los testimonios que pudimos recoger, podemos concluir que fue una manifestación espontánea, sobre la cual algunos actores políticos de la izquierda del país cabalgaron con una finalidad específica de corte electoral. Una situación muy específica en el aumento del pasaje público, en las Fuerzas Armadas y el Grupo Z de la Policía Metropolitana hacen detonar todo lo que ocurrió después.

-¿Qué detonó la violencia en la calle?

-La represión indiscriminada por parte de los organismos de seguridad nacional. La figura de las fosas comunes en La Peste marca un precedente negativo e histórico en nuestro país. Con este fenómeno muere la narrativa del régimen democrático de corte popular y supuestamente exitoso instaurado en la nación. El 27-F fue la forja el pacto definitivo de los movimientos defensores de los derechos humanos como el caso de Cofavid.

-¿Cómo surge la tesis del chavismo a partir de los eventos del 27-F?

-Este fenómeno detona el discurso del chavismo. Surge el temor al saqueo y este temor se hace permanente. También surge un nuevo modelo de dominación política vinculada a la orientación de orden izquierdista. Hugo Chávez hace del 27-F una de sus palancas ideológicas para legitimar su proyecto político. Sobre ese marco se desarrolló la Revolución Bolivariana, todo esto acompañado a las expropiaciones, confiscaciones, demagogia y el irrespeto a la propiedad privada.

-Desde una dimensión sociológica… ¿Qué fue El Caracazo?

-Un evento lamentable, poco comprendido por la élite política del país. Además, una terrible mácula para la historia civilizatoria de la nación. Es increíble entender y comprender que un país con tradición democrática derive en una situación tan bárbara y catastrófica como la que experimentamos el 27-F. Después de esta triste realidad, los venezolanos vivimos con la alarma latente de que en cualquier momento puede ocurrir una situación similar, donde el fenómeno de los saqueos y la violencia es la forma más inmediata de protestar de la gente. Realmente esto no debería repetirse, por la salud institucional de nuestro país.

-Partiendo de esta realidad histórica… ¿Cómo se comprende la dinámica de la política en la Venezuela del siglo XXI?

-El pacto social de entendimiento entre la sociedad civilizada y la clase política rompen. Ese acuerdo democrático queda en el pasado y ahora vivimos un país densamente saturado de discurso ideológico, polarizado y dividido. Todo esto a partir de la narrativa construida por el chavismo en su proyecto político de dominar y controlar un país. El Caracazo creó un estado de conmoción social donde nunca había ocurrido el fenómeno de los saqueos como precedente histórico. Con el 27-F falleció la Venezuela de bonanza, de riqueza, cambió radicalmente la mentalidad del país. El respeto institucional democrático del país se pierde y la nación sufre como una especie de reseteo emocional.

-¿Todos estos procesos narrados en el texto se pueden repetir en el país?

-Son fenómenos irreversibles, pero considero que el venezolano maduró de esta realidad. Crecimos en términos de civilidad y nos marcó históricamente. A través de esta realidad se creó un nuevo producto político que es la Revolución Bolivariana.

-¿Cómo surge el denominado Chavismo a partir del 27-F?

-El presidente Hugo Chávez supo interpretar en su justa dimensión la realidad histórica del acontecimiento y el posible impacto inmediato. El 27-F dotó a Chávez de una narrativa. Es importante aclarar que esa narrativa, Chávez la creó adulterada, inventado elementos inexistentes en nuestra historia. Chávez sostenía que supuestamente fue una rebelión contra los centros financieros, el tema del neoliberalismo, la globalización, todos estos elementos son posteriormente creados por la misma Revolución Bolivariana para legitimar su discurso.

-¿Qué tiene que ver el 27-F con el golpe de 4 de febrero?

-Son el perfecto maridaje. Uno representa el discurso político y el otro el momento histórico. El presidente Hugo Chávez después del golpe del 4 de febrero construyó un discurso político en base al lamentable acontecimiento ocurrido el 27-F, para así consolidar su propio proyecto político. La conjunción de estos dos acontecimientos desnaturalizó la realidad del país y deforma la institucionalidad democrática de nuestra nación.

-¿Qué paso con el grupo de los notables y la clase política existente para ese momento de nuestra historia?

-Después del 27-F todo se desnaturaliza en la nación. El fervor democrático se desdibuja y la demagogia toma control sobre el escenario de la política. Las voces de Arturo Uslar, entre otros actores públicos, se sigue escuchando, pero ahora con otra dimensión. Por otra parte la gente en la calle, con sus gritos de protesta contra el sistema latente, cobra otra fuerza protagónica en el devenir político del país. Es importante aclarar que Venezuela después de estos acontecimientos sufre una repolitización inédita, creando actores y discursos nuevos para el devenir histórico.

-Con relación a las cifras oficiales y no oficiales de El Caracazo… ¿Qué se puede afirmar?

-Estamos en presencia de toda una manipulación sobre el manejo real de estas cifras. El chavismo habla de 3 mil muertos, otros hablan de 300 fallecidos, pero no tenemos evidencia real para demostrar estas cifras. Sobre el caso de las fosas comunes de La Peste y los saqueos, acompañado de la violencia desatada producto de la represión policial, son fenómenos inéditos que no se pueden repetir en nuestro país. Es importante destacar que todos estos fenómenos fueron un precedente histórico negativo en el país y que no se puede repetir en la nación bajo ninguna circunstancia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba