Opinión

El camino a los Infiernos»

Por Ignacio Laya

La política varguense vive un curioso fenómeno político, un drama donde un minúsculo sector opositor, que se llena la boca hablando de unidad y lo menos que hizo fue convocarla a la hora de realizar el festín de los repartos a cargos de elección popular, a escondidas, sin consensos ni baremos y mucho menos sin ningún compromiso previo para honrarla.

Esa falla de origen la denuncie antes de las elecciones del 21N y debo reconocer que en el único estado que no privo la Hegemonía del G4 fue en La Guaira porque Olivares impuso el dedo decisor de la escogencia, a tal punto que la fracción más numerosa la tiene, en el Concejo municipal, ex militantes de La Causa Radical, un partido que no aporto ni un voto pero salieron favorecidos 5 concejales gracias a que Nelson López fue uno de los principales operadores políticos del Radioncologo Olivares que de paso López también salió legislador, por la puerta grande: 5 Orejas y un Rabo.

Después de aquella grosera y asquerosa campaña de la oposición quedé tan afectado que he estado alejado de este tipo de discusiones estériles, de ese juzgar a otros sin criterio alguno, una prueba de vaciedad irresponsable.

Ese tema de las fracciones es muy ridículo porque quién lo atiza es David Longa que es el único de ese lote de suplentes que ni siquiera representa ningún partido y se descubrió que era mentira que el conducía al Min Unidad, una marramucia que más bien le hizo perder más de 4 mil votos a Olivares porque a pocos días antes las elecciones le retiraron su nombre de ese tarjetón que ha debido sumarle los más de 4 mil votos que saco el desconocido que lo suplantó. Hablan de la virtud de la tarjeta de La Manito y no caen en la cuenta que venía enferma desde el 2015.

No se trata de La Manito sino de las dos que utiliza la política que cada día se entrelazan más para sujetar odios, rencores, resentimientos y descalificaciones. La otra cosa que produce curiosidad es que el pobre debate coincide con la llegada a La Guaira de Olivares Marquina luego de unas merecidas vacaciones familiares.

El mismo es quien debe dar las gracias a Dios que VP, PJ, AD y UNT hayan pateado la propuesta estúpida: la Fracción » Vamos Pa’ Esa'», una demencial iniciativa basada en que los 65 mil electores se debe al liderazgo del medico. La historia es la que más enseña el triste papel de los carantoñeros en la política: mancos de la cabeza van en procesión con un rosario en la manito pero no escuchan, ni sienten, el latido de sus corazones que les advierten que ese siempre será el camino que conduce a los infiernos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba