Opinión

Derrotados el dúo Maduro-Diosdado

Buena parte de los ministros se mudó para Barinas, el capitán Cabello asumió el mando pleno, las emisoras de radio fueron amenazadas si entrevistaban a Sergio Garrido, candidato al que tampoco le aceptaron las cuñas aunque las pagara. Maduro, en otro acto de sinvergüenzura ordenó al resto de los gobernadores rojitos trasladar a los electores que pudieran vivir en sus estados, pero que estuvieran inscritos en Barinas, para que votaran el domingo. Nada de esto sirvió. Recibieron una soberana pela.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba