Noticias

Bullying atroz: casi empalan a un niño en exclusivo colegio de Colombia

La vara le traspasó un testículo y tuvo que ser operado de urgencia. El violento caso ha generado debate por varias razones. En parte, por la posición del colegio que calificó la violenta acción como "incidente". Los padres de la víctima confiesan su fuerte dolor y, aunque admiten que el "niño agresor" también sufre, esperan que se asuman responsabilidades

El tema ha sacudido a los padres de toda Colombia y desatado un fuerte debate en redes sociales. Un niño de 13 años del colegio Granadino, uno de los más exclusivos de Caldas, casi resulta empalado por causa de una «broma» de un compañero de la misma edad.

Los chicos de séptimo grado estaban jugando en una cancha con jardín a lanzar una pelota al aire y atraparla sentados o en cuclillas. Cuando le tocó el turno a uno de ellos, otro puso una vara en el suelo. Desprevenido, el chico al que le tocaba jugar se sentó sobre el palo, que le desgarró un testículo. Fue hospitalizado de emergencia y sometido a cirugía, según informó el medio colombiano Semana.

Aunque los hechos ocurrieron el 28 de abril, en estos días se ha reavivado el debate sobre el caso porque se filtró el nombre del colegio, que se había mantenido en reserva. Además, las autoridades educativas recién ayer, 6 de mayo, acudieron al colegio para una investigación en torno al tema.

Actualmente, el niño se recupera en su casa. Estará de reposo varios días. Según filtraron padres del mismo colegio, la víctima era acosado constantemente por sus compañeros, que es una de las características del bullying. Esto lo confirman los padres del niño agredido en su comunicado, en el que expresan que, al menos en su caso, el sistema de prevención de la violencia fue permisivo y puso en riesgo la vida de su hijo.

¿Incidente?

En un comunicado, el colegio calificó el grave hecho como «incidente» y aseguró que había activado «los protocolos» para este tipo de casos.

El colegio Granadino es uno de los más exclusivos de Manizales. Su lema es «Making the difference» y su lengua principal es el inglés, lo cual se evidencia incluso en su papelería, en la que dicen que están «accredited by the Colombian Ministry of Education«.

El colegio Granadino tiene su Manual de convivencia actualizado, que se puede leer aquí. En el documento, se establecen las «faltas graves», sus sanciones y atenuantes. Para la institución, una falta grave es aquella que «van en contra de la integridad física o moral del colegio o de cualquier miembro de su comunidad». Y establecen que incluso pueden llevar al «retiro del alumno del colegio».

En el manual, enumeran lo que para ellos son «faltas graves». En el quinto punto (el primer punto es fumar) está «atentar de manera grave contra la integridad física o moral de cualquier miembro de la comunidad»; la octava, «incurrir de manera reiterada en comportamientos de bullying o acoso escolar, contra otro y/o otros estudiantes» y la  décimo tercera, «estar involucrado en un comportamiento de Bullying (acoso escolar), o ciberbullying (Acoso escolar virtual) contra otro y/o otros estudiantes o miembros de la comunidad que cause grave afectación de aquellos».

Por todo esto llama la atención que a lo ocurrido, el colegio lo califique de «incidente».

Las investigaciones

El 6 de mayo, ocho días después de los hechos, las autoridades del municipio Villamaría, donde está el colegio, lo visitaron para investigar sobre el cuasi empalamiento. Acudieron también representantes de la Secretaría de Educación Departamental, el Instituto Colombiano de Bienestar, Procuraduría Departamental y de la Defensoría del Pueblo.

Tras la visita, y según informó Noticol, la Secretaría de Educación que dirige Lina Llano, expresó que los protocolos del colegio Granadino se habían activado oportunamente, conforme a la norma.

Contundente comunicado de los padres

En un comunicado publicado por su abogado el 6 de mayo de 2022, también ocho días después de la violenta acción, los padres de la víctima expresaron varias cosas. Entre ellas, que el niño está ya fuera de peligro pero que sienten un «dolor profundo» que esperan sanar «a través del perdón y la reconciliación pero asumiendo responsabilidades».

Lo que se interpreta es que esperan que el «niño agresor», como califican al que puso la vara, asuma responsabilidades, incluso a pesar del «sufrimiento» de él y de su familia.

También aclaran que decir «empalamiento» no se ajusta a lo ocurrido, pero sí admiten que fue una «lesión grave».  También reconocen el bullying del que fue objeto su niño y en alusión indirecta al colegio escriben que hay que revisar el sistema de prevención de la violencia que «no está siendo efectivo», y que en su caso, «incluso se volvió permisivo y puso en serio riesgo la vida de nuestro hijo».

Acoso entre adultos

Otro de los puntos que resaltan en este caso de violencia escolar es el acoso entre adultos. Una de las madres que declaró sobre el bullying en radio ahora es atacada por otros representantes del colegio.

Foto cortesía @radnalcaldas

Según denunció el medio las2orillas.com, a Diana María Buitriago le han llegado mensajes amenazantes, como que quienes pagarán serán sus hijas o sugiriéndole que se vaya de Colombia. Las niñas fueron insultadas por sus compañeros con frases como «tu mamá es una sapa» o «váyanse, que no las queremos en este colegio». Una de las pequeñas dijo que se sentía avergonzada.

«Le hiciste un gran daño a tus hijas declarando en los medios», dice uno de los mensajes que le enviaron a la madre que contó sobre el bullying.

Otros padres han pedido que no se hable más del tema porque sus hijos, que no estuvieron involucrados en el intento de empalamiento, se sienten afectados y no quieren que los vean con el uniforme.

Sin embargo, muchos padres y profesores asistieron al evento contra la violencia que se realizó en los terrenos del colegio. Reseña El Espectador que, frente a la cancha, se podía leer una pancarta que decía » “Aquí, un juego se antepuso a la vida. Y tú ¿qué hiciste? ¿Qué estás haciendo? ¿Qué harás?”. Hay que hacer notar que, más o menos al estilo del colegio, minimizan el hecho y parecen llevarlo a la categoría de juego imprudente.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba